Llama gratis al 900 823 541

Lejos quedó aquella necesidad imperante de presencia física para la firma de documentos. La firma digital sigue abriéndose paso, y ésta incluso puede traspasar fronteras con el Reglamento eIDAS.

¿Qué es la firma digital?

La firma digital es una tecnología con la que, sin una presencia física, es posible identificar personas físicas o jurídicas garantizando una seguridad. Esta garantía alcanza tanto a lo referente al firmante como a la integridad del documento firmado.

El Reglamento eIDAS

El eIDAS responde a las siglas de “electronic IDentification, Authentication and trust Services”, en su traducción al castellano “Servicios electrónicos de identificación, autenticación y confianza”. Fue publicado en 2014, y queda plasmado en el Reglamento 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014.

El Reglamento eIDAS es una normativa que regula los tipos de firma digital y da validez jurídica a través de todos los países de la Unión Europea. Y así, posibilita que identidades electrónicas expedidas en unos países tengan validez en el resto de la comunidad europea.

Es decir, esta normativa eIDAS da derecho a los ciudadanos europeos a poder utilizar credenciales electrónicas, expedidas en sus países, para diferentes servicios o acuerdos a través de internet por toda la Unión Europea. Facilita el ampliar mercados en diferentes países, ya que se garantiza la identidad de los firmantes, sin necesidad de una presencia física. Además la firma digital se puede utilizar en diferentes ámbitos, siendo la firma de documentos uno de los más habituales.

El proyecto STORK

De manera anterior al eIDAS, existían unos proyectos de cooperación: STORK y después STORK 2.0. Éstos ofrecían algunas opciones de intercambio de información tecnológica. Insuficientes dado el auge de las nuevas tecnologías y, en concreto, de la necesidad de la firma digital para múltiples tareas de manera internacional.

Los niveles de firma en el Reglamento eIDAS

Además de posibilitar y regular la firma digital de manera transversal entre los estados miembros de la Unión Europea, el eIDAS define los diferentes tipos de firma electrónica. Se resumen en tres:

  • Simple: va relacionada con los datos electrónico que el firmante a utilizado para realizar su firma digital.
  • Avanzada: se asegura la integridad del documento y se garantiza que esa firma es de uso exclusivo del firmante. Es decir, el documento no puede ser modificado una vez firmado.
  • Certificado cualificado: la firma se consigue a través de certificados digitales cualificados mediante un dispositivo seguro de creación de firma

Para la utilización de este último tipo, el de certificado cualificado, existen diferentes servicios y apps para firmar documentos. Como Firma Documentos. Son una herramienta importante en la transformación digital de las empresas y que, observando las tendencias, pudieran ser claves tanto en la viabilidad como en el crecimiento productivo de las empresas.

 

Abrir chat