Llama gratis al 900 823 541

La integración de la firma electrónica en una empresa, ya sean PYMES o grandes cuentas, supone un importante cambio en los procesos internos de gestión. Es por este motivo, que muchas empresas realicen un estudio previo de integración, donde no solo se valoran aspectos logísticos sobre donde encajaría la firma digital dentro de los procesos, también se deben valorar los riesgos de seguridad que conlleva integrar un sistema online.

La firma electrónica, por si sola, es segura, pero presuponer esto no significa que sea totalmente invulnerable, existen algunos factores, como el humano, que pueden provocar un acceso ilícito a los datos de la cuenta.

Tanto en el ámbito de ciberseguridad como en de validez legal, en internet existen muchos mitos y verdades de los que todo el mundo hablo, ¿son ciertos o no?

La firma online: Mitos y verdades sobre su seguridad

Existe el mito de que, en la firma digital, la vulneración de datos personales y jurídicos es común, y que es posible suplantar la identidad del firmante de manera sencilla, pero bien es cierto, que para que esto no ocurra, debemos utilizar un sistema que cumpla los requisitos de la ley de firma electrónica.

Suplantar la identidad de firma es complicado, si consideramos que el sistema de firma online cuenta con los medios de autenticación necesarios, como los sistemas doble o triple autenticación, o el certificado de trazabilidad donde se recogen todos los datos del proceso, una suplantación de identidad en la firma online electrónica se convierte en algo bastante complejo.

Otro mito extendido es que la firma electrónica no tiene validez en documentos tales como procesos legales, demandas, documentación para administraciones públicas, pero la realidad es que la firma electrónica es válida para firmar online cualquier tipo de documento.

En internet también se habla de que la firma manuscrita digital no es legal, pero es paradójico pensar que la firma manuscrita en papel sea legal, y la firma manuscrita digital no. La realidad es que la firma digital es mucho más segura que una manuscrita en papel, ya que cuenta con la ventaja de disponer de los datos que acreditan el momento y lugar, además de recoger información biométrica sobre la firma, o contar con sistemas de autenticación para verificar la identidad del firmante de manera inequívoca.

Si no tienes certificado digital… la firma electrónica no es válida.

Seguro que hemos oído hablar de esto, pero lo cierto es que la firma digital, o la firma electrónica simple, con el trazado manuscrito, es una firma online totalmente válida, pero, eso sí, debe cumplir los requisitos legales de la firma electrónica.

Lo cierto es que la firma online de documentos PDF es totalmente legal, y cuenta con muchas ventajas que pueden significar un elemento diferenciador para que nuestros procesos, tanto de venta como administrativos, sean mucho más efectivos y fáciles… ¡feliz firma para todos!

Abrir chat