Llama gratis al 900 823 541

Si deseamos acreditar que un documento ha sido efectuado por una persona, y darle validéz jurídica, deberemos estampar la firma del mismo, ya sea de manera digital o física. En cualquiera de los casos, para que podamos acreditar la autoría, se debe asegurar la integridad del documento, certificando que dicho documento no se haya modificado durante el proceso, y que, al mismo tiempo, el autor no pueda rechazar el documento.

La firma electrónica tiene como objetivo cumplir todas las garantías de una firma manuscrita, pero en el mundo electrónico, para que un documento firmado digitalmente, tenga la misma validez legal que uno firma físicamente.

La ley de firma electrónica en España, está regulada por la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de Firma Electrónica, que cita textualmente en su artículo 3.1: “La firma electrónica es el conjunto de datos en forma electrónica, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medio de identificación del firmante”.

El proceso de firma electrónica debe cumplir una serie de requisitos, para que de este modo sea totalmente válido, te contamos las 5 claves principales de la firma electrónica simple.

1. Autenticación.

En cualquiera de los casos, es imprescindible que el método de firma digital asegure y acredite de algún modo la identidad del individuo. En un proceso firma manuscrita electrónica, el firmante estampa, literalmente, su firma manuscrita, de su puño y letra, y en formato digital, en el documento.

En este caso, el sistema de firma digital escogido deberá recoger los elementos necesarios que acrediten la firma. Estos elementos pueden ser biométricos o datos que identifiquen de algún modo a la persona. En el caso de los elementos biométricos (siempre que la tecnología del dispositivo lo permita), el sistema podrá recoger la información sobre la presión e inclinación ejercida al estampar la firma. En los casos en los que recogen datos de identidad o información, el sistema puede recoger algunos datos, como el número de serio del dispositivo, la IP, ubicación, etc. Queda matizar, que en cualquiera de los casos, la firma electrónica sería totalmente legal.

2. Integridad.

El sistema de firma digital debe garantizar que en todo el proceso del envío no sea posible manipular dicho documento. De este modo, no solo debe garantizar la integridad, también debe garantizarla de algún modo.

Existen diferentes métodos para garantizar la integridad, firma documentos lo garantiza mediante el algoritmo de reducción criptográfico MD5, que comprueba que el archivo no haya sido modificado en todo el proceso.

3. No repudio.

Cualquier sistema válido debe probar la participación de todas las partes implicadas en el proceso de firma, de manera que sea posible garantizar el no repudio y la irrenunciabilidad del mismo.

Existen dos tipos de escenarios en un “no repudio”:

  • De origen: El emisor del documento no puede negar que envío el documento.
  • De destino: El receptor no puede negar que recibió el documento.

4. Acreditación del proceso.

El documento de trazabilidad, es un archivo adjuntado al envío, el cual certifica que todo el proceso de firma ha sido totalmente legal, garantizando la integridad del documento y la invulnerabilidad de la firma durante todo el proceso.

5. Sistema seguro y encriptado de datos.

Cualquier sistema debe garantizar la seguridad de los datos tratados durante el proceso, por eso es imprescindible que el sistema cuente con encriptación o cifrado de datos. Es imprescindible, y de modo contrario estaríamos, además, incumpliendo la RGPD.

Los sistemas de encriptado, permiten que durante todo el proceso del envío, el contenido del mismo sea totalmente ilegible, hasta la recepción del receptor o emisor.

¿Un sistema de firma digital seguro y legal?

Firma Documentos permite el envío de documentos a cualquier destinatario y parte del mundo, de manera rápida y segura. Regístrate con 5 envíos gratis, y cuenta con todas las garantías legales de la firma digital.

Abrir chat